CONTACTO      BUSCADOR

COLECCION GABRIEL RENE MORENOGabriel René Moreno del Rivero (Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, 1834-Valparaíso, Chile, 1908). Habiéndose titulado de abogado nunca ejerció su profesión, desarrollando en cambio una eminente labor como bibliógrafo e historiador, además de ejercer como crítico literario y educador.

Estudió derecho en Santiago de Chile, país en el que residió hasta su muerte, trabajando como profesor de literatura en el Instituto Nacional.

Moreno acumuló a lo largo de su vida una importante colección de publicaciones bolivianas y sobre Bolivia, a la que él mismo denominó la Biblioteca boliviana con el propósito de efectuar un inventario general e ilustrativo de la bibliografía boliviana. Con este propósito Moreno efectuó dos viajes a Bolivia en los que compró o recibió como regalo de varias personalidades, un gran número de materiales bibliográficos y archivísticos: “Compré tanto como de nuevo o de desconocido encontré; pero en general deudos y amigos muy generosos que no me es dado nombrar por ser muchos, acudieron en mi obsequio con dádivas más o menos importantes”, señaló en uno de sus escritos.

La colección constaba de materiales impresos y manuscritos. Los impresos incluyen libros, folletos, publicaciones periódicas (periódicos y revistas) y hojas sueltas publicadas en Bolivia por bolivianos o en el extranjero por connacionales o por extranjeros con temática relacionada de algún modo con el país, hasta 1908 en número de 7.460 títulos, contando las publicaciones seriadas por colecciones y no de manera individual. Los manuscritos alcanzaban 2.000 unidades documentales.

Moreno concibió además un catálogo de su colección que constaba de tres partes destinadas a: libros y folletos, hojas sueltas, gacetas y manuscritos. La primera entrega la tituló Biblioteca boliviana. Catálogo de la sección libros y folletos y se publicó en 1879, sobre este trabajo aclara en el prólogo:

Firme en esta resolución como quien camina al cumplimiento de un deber sagrado, acometí el año 1871 desde Chile las tareas de coleccionista boliviano, y por fin he conseguido formar una crecida y ordenada bibliotea. No sintiéndome apto para mucho en la esfera intelectual, pero ciertamente para algo más que copiar en orden alfabetico los titulos de lo que otros escribieron he acometido el presente inventario penetrado de una modestia infinita, llevándolo a cabo con heróica paciencia y en mitad de lo más grandes conflictos.

Este primer catálogo consta de 3.529 items con doble entrada: alfabética y por autores. En 1900, se publicó una primera adición con nuevos items y en 1907, se publicó con carácter póstumo, una segunda adición.

El incendio que sufrió la colección en 1881 impidió la publicación del catálogo de manuscritos y el de hojas sueltas. En 1905, se publicó el tercero de los proyectados, correspondiente a los periódicos. En 1888, Moreno obsequió al Estado boliviano la colección de manuscritos sobre Moxos y Chiquitos, la cual actualmente se conserva en la Unidad de Archivo del ABNB.

Tras el fallecimiento del eminente historiador y bibliógrafo cruceño y en aplicación de la Ley sancionada el 19 de noviembre de 1917, el gobierno adquirió a título de compra, por la suma de 40.000 bolivianos, la colección que le perteneciera, la cual fue obtenida de manos de su hermano Arístides y constaba de material bibliográfico y archivístico.

Este precioso material llegó a Sucre el 26 de mayo de 1909 embalado en 82 cajas de madera, coincidiendo con los festejos del centenario del primer movimiento revolucionario por la independencia de Charcas.

Por una comunicación de junio de 1910 del director del Archivo General de la Nación, Federico Rück Uriburu, se sabe que la Biblioteca Nacional y la Biblioteca René Moreno, todavía ese año se encontraban sin un adecuado espacio, Rück había sugerido en una reunión con autoridades departamentales, trasladar a La Paz los archivos ministeriales y los del Poder Ejecutivo, ya que aquel era el nuevo lugar donde residían aquellos poderes del Estado y ubicar en los espacios desocupados, los materiales de ambas bibliotecas. La moción fue completamente desaprobada por las autoridades sucrenses aún resentidas por la contienda armada de 1898-1899, que trasladó la sede de aquellos dos poderes a la ciudad de La Paz.

Mientras continuaban los trabajos de albañilería los cajones de libros de la Biblioteca Moreno permanecían arrumbados en un depósito del Archivo Nacional. En el mes de octubre del año 1911 sobrevino un incendio en dicho depósito que alcanzó a dañar uno de los cajones con sus manuscritos, que por casualidad se trataba precisamente del único que se salvó en el incendio de 1881 en Santiago de Chile. En efecto ese incendio era el segundo que sufría la biblioteca de Moreno. El primero había ocurrido en la capital chilena cuando su propietario, obligado a realizar un viaje a Europa, dejó la biblioteca en un ambiente que quedaba anexo a un laboratorio químico. El lamentable incendio consumió una parte de la biblioteca y varios cajones de manuscritos.

Después de este lamentable suceso, finalmente, el 21 de octubre de ese año de 1911, el director Jorge Mendieta recibió los 82 cajones de libros de la Biblioteca Moreno. Presenciaron la entrega el Fiscal de Partido, el Notario de Hacienda y Minas y Samuel Lora, director suplente que fue del Archivo General de la Nación. En el momento de la entrega hicieron notar los presentes la falta de varios volúmenes, guiándose por la numeración asignada por Moreno. Posteriormente, Jorge Mendieta aclararía que se trataba de una numeración defectuosa y no de la falta de ejemplares. Según un informe, además de los libros, Mendieta recibió para el servicio de canje, 62 ejemplares de obras escritas por Moreno y 92 catálogos de su biblioteca.

Pocos meses despúes del ingreso de la Biblioteca Moreno, Jorge Mendieta propuso “refundirla” con la Biblioteca Nacional. Las autoridades de la Universidad San Francisco Xavier compartieron el plan del director, que a su vez había sido propuesto por el Congreso Nacional. Pero para ello se estableció que previamente se debía: a) Proceder a la catalogación de la Biblioteca Moreno para conocer a punto fijo todo lo que la constituye; y b) Ocuparse de ordenar la Biblioteca Nacional.

Pasados tan solo dos años del arribo de la Biblioteca Moreno a Sucre, por orden expresa del Ministerio de Instrucción, se permitió la fragmentación de la colección, cediéndose los duplicados de los libros y folletos a la Sociedad Geográfica Sucre, por vía de canje.

Para mayor menoscabo de la Biblioteca Moreno, durante la gestión de José Prudencio Bustillo, en septiembre de 1918, fue “refundida” con la Biblioteca Nacional y la Biblioteca Rück, a fin de organizarlas con el sistema de clasificación decimal. En este caso los intelectuales chuquisaqueños reaccionaron positivamente al cuestionar públicamente aquel método de clasificación que separaba los libros de la inapreciable colección, por materias. Las voces de protesta llegaron hasta el Ministro de Instrucción, quien a vuelta de correo, pidió al director reponer la ordenación original. Negándose a obedecer la instrucción, Prudencio Bustillo renunció al cargo, supliéndolo Moisés Santibañez, el 23 de mayo de 1919. Santibañez asumió la dirección con el compromiso de devolver a la Biblioteca Moreno la ordenación que había sido establecida por su meritorio expropietario, haciendo corresponder los números de los libros con los del catálogo elaborado por el propio Moreno, orden que conserva aún hoy en la actualidad.

Entre las obras más importantes de Gabriel-René Moreno destacan: Ensayo de una bibliografía general de los periódicos de Bolivia : 1825-1905 (1905), Biblioteca boliviana : catálogo de Moxos y Chiquitos (1888), Matanzas de Yáñez : 1861-1862 (1901), Últimos días coloniales en el Alto-Perú : documentos inéditos de 1808-1809 (1901), asimismo entre obras destacadas de otros autores la colección cuenta con las obras de Alcide Dessalines d´Orbigny Voyage Dans l´Amerique Méridionale (1835-1847) declaradas como obras magistrales y memoria del mundo. La colección cuenta con aproximadamente 7.460 títulos en 3.570 volúmenes.

SIGNATURA TOPOGRÁFICA: CP-M

 

volver