Teléfono: (+591) 4 6452246 

 Email: contacto@abnb.org.bo

                                                                                                    

El Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia reúne bajo una sola administración el desempeño de las funciones de dos instituciones:

La Biblioteca Nacional, creada como Biblioteca Pública de Chuquisaca en julio de 1825, al impulso de las reformas políticas en materia educativa determinadas por los libertadores. En la década de 1870 empieza a ser reconocida como Biblioteca Nacional y sus funcionarios comenzaron a ser llamados ocasionalmente bibliotecarios nacionales. Aparece oficialmente con esa denominación en un Decreto Supremo de 19 de junio de 1872. Esta institución custodia valiosas colecciones de libros de los siglos XVI al XIX y desde el siglo XX incrementa su acervo con los materiales sujetos a Depósito Legal.

El Archivo Nacional fue creado durante el gobierno del general Narciso Campero por Ley de 18 de octubre de 1883, por la que se declara: "Archivo General de la Nación al de la antigua Audiencia de Charcas". Los documentos que conserva el Archivo Nacional corresponden a fondos documentales producidos por instituciones públicas coloniales (1549-1825) y republicanas (1826- ), a los que se suman algunos de procedencia privada. Entre los primeros hay que destacar los fondos de la Audiencia de La Plata (1561-1825), del Cabildo de Potosí y Escrituras Públicas de La Plata (1549-1825); entre los segundos los generados por el Poder Ejecutivo.

Años después el presidente Severo Fernández Alonso promulgó la Ley de 28 de noviembre de 1898. Se trata de una disposición más completa y bien estructurada, cuyo artículo primero ratifica las competencias que tenía hasta entonces el Archivo Nacional de Bolivia y le amplía las de conservación, organización y difusión de la documentación generada por los distintos poderes del estado.

El Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia se encuentra emplazado en pleno centro histórico de la ciudad de Sucre, antigua sede de la Audiencia de La Plata y ciudad capital del Estado Plurinacional de Bolivia. Comparte el manzano con tres instituciones de primer orden: La Catedral (1559), el Seminario de San Cristóbal (1595) y la Gobernación del Departamento, cuyo edificio fue construido en el siglo XIX para palacio de gobierno. 

Antes de encontrarse en su lugar definitivo, esta institución ocupó varios edificios. Después de la Guerra del Chaco (1932-1935), la Biblioteca Nacional fue trasladada al Colegio Junín cumpliendo la Resolución Suprema de 17.X.1879, en ese entonces, el Archivo Nacional ya se encontraba en el colindante convento de Santo Domingo.

En dichos locales, ya fusionadas las dos instituciones, permanecerán hasta 1948, año en que las estructuras de la edificación fueron dañadas por un fuerte temblor obligando a que se las traslade a la calle España No. 43, instalaciones adaptadas para cumplir con este fin y estrenadas en 1955. Allí estuvieron hasta comienzos de 2003, fecha en que ocuparon el nuevo edificio de la calle Dalence Nº 4, mandado a construir por la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia.

RELACIÓN DEL ARCHIVO Y BIBLIOTECA NACIONALES DE BOLIVIA CON EL BANCO CENTRAL DE BOLIVIA

Durante varios años el Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia estuvieron bajo la tuición del Ministerio de Instrucción Pública y el Ministerio de Educación y Cultura. Por Decreto Supremo Nº 19718, de 3 de agosto de 1983, se encomendó al Banco Central de Bolivia la tuición y administración general de la Casa de la Libertad en Sucre, la Casa de la Moneda en Potosí y el Museo Nacional de Etnografía y Folklore en la Paz, con la obligación de financiar el presupuesto de esos tres centros culturales. La conveniencia de atender debidamente al Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia dio lugar a que se aprobara la Ley Nº 781, de 5 de febrero de 1986, que elevaba a este rango al Decreto Supremo Nº 19718, de 3 de agosto de 1983, con la modificación de que incluía al Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia entre los repositorios cuyo presupuesto debía financiar el Banco Central de Bolivia.

La Ley Nº 1670, de 31 de octubre de 1995, crea la Fundación del Banco Central de Bolivia, una de cuyas funciones es la tuición y administración de los referidos centros culturales nacionales y ratifica que el Banco Central de Bolivia incorporará en su presupuesto anual un soporte financiero destinado a la Fundación.

SITUACIÓN ACTUAL

Bajo una sola dirección desde 1935, el Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia tiene por misión la recuperación, conservación y organización del patrimonio documental (archivístico y bibliográfico) que custodia, a fin de facilitar el acceso a la información que contiene, contribuyendo con ello a la construcción de un estado democrático y a su desarrollo cultural.

La Biblioteca Nacional conserva algo más de quinientos mil volúmenes de libros y folletos, además de periódicos y otras publicaciones periódicas nacionales en distintos tipos de soportes. Sus fondos reciben ingresos permanentes del Depósito Legal (Decreto Supremo 28598) que le permite a este cumplir  con sus funciones de recuperación, organización, servicio y difusión del patrimonio bibliográfico.

El Archivo Nacional, por su parte, resguarda más de ocho mil metros lineales de documentación archivística correspondiente a las instituciones públicas de la época colonial y republicana (1549-2000). Se trata del archivo más rico y completo del país. La historia de Bolivia, la de Argentina, norte de Chile, sur del Perú y Paraguay tienen en estas fuentes un recurso indispensable para su comprobación científica. Por otra parte, contiene documentos de validez universal. El Programa de la UNESCO Memoria del Mundo, aceptó en sus registros, la inscripción del fondo documental de la Real Audiencia de La Plata y de la colección de partituras de la Iglesia Catedral de La Plata, junto a otros documentos trascendentales para la conservación de la memoria de la humanidad. En 2007 lo hizo con tres villancicos con letra de sor Juana Inés de la Cruz y música de Juan de Araujo y Antonio Durán de la Mota. En 2010 este mismo Programa, pero aquella vez a nivel de América Latina y El Caribe, aceptó inscribir el Diario de las guerrillas de Ayopaya de José Santos Vargas.

 

Por lo fundamental que resulta para los bolivianos la preservación de su patrimonio documental, esta institución ha desarrollado una experiencia de completo compromiso con su salvaguarda, a tal efecto, cuenta con personal calificado y capacitado en prestigiosos centros del exterior y posee una infraestructura y equipamiento totalmente adecuados a esa finalidad. La dependencia del Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia, le otorga solvencia financiera y la infraestructura necesaria para cumplir su misión y alcanzar sus objetivos. Los documentos archivísticos y bibliográficos se conservan cuidadosamente en un edificio construido específicamente para ese fin y en funcionamiento desde el año 2002. Cuenta éste con espaciosos depósitos provistos de sistemas de aire acondicionado y de seguridad: cámaras fijas y móviles dispuestas en varios puntos para el mejor control de los ambientes; con sensores de movimiento y de humo conectados a los ordenadores que se encuentran en el área de seguridad de la institución; con sistemas de control de temperatura y humedad que permiten tener conocimiento preciso de las fluctuaciones ambientales. Tiene asimismo un taller de restauración, que en un convenio tripartito con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Municipalidad de Sucre, formó cuatro generación de conservadores y restauradores. 

La organización y la descripción documental basadas en principios universales en el Archivo Nacional, hacen de la institución un modelo en su género. Los más de ochenta instrumentos descriptivos entre guías, inventarios y catálogos, impresos y virtuales,  correspondientes a una cantidad similar de fondos, series y unidades archivísticas, hacen posible que la comunidad científica nacional e internacional y el pueblo boliviano puedan acceder, con toda eficiencia y eficacia, a la información contenida en este rico patrimonio histórico.  

 

A partir de la creación de la institución por el presidente José Luis Tejada Sorzano en el siglo XIX, la organización y la descripción de los fondos documentales del Archivo Nacional fueron efectuadas sostenidamente. Inicialmente estuvieron bajo la dirección del ingeniero Otto Ernst Rück (1883-1889?) y luego fueron continuadas por sus sucesivos directores, descollando entre ellos Gunnar Mendoza Loza (1944-1994), con un trabajo idóneo y perseverante de cincuenta años. Hoy por hoy, es un trabajo inigualado en el país y sólo equiparable a la realizada en los archivos más prestigiosos del mundo por su organización.

La notable posibilidad de consulta de los documentos en el Archivo Nacional, resultado de los trabajos de accesibilidad, ha facilitado la investigación científica a cientos de estudiosos, nacionales y extranjeros, derivando en aportes fundamentales para el esclarecimiento de nuestra historia. Parte de estos trabajos, en forma de artículos, son entregados periódicamente en el Anuario de estudios bolivianos, archivísticos y bibliográficos, que se publica desde el año 1994. Por otra parte, los libros publicados, las tesis doctorales y otros grados académicos, las ponencias y otros documentos redactados en base a las fuentes documentales de la institución son incontables.

Para el servicio a los usuarios en la institución, el nuevo edificio dispone de una amplia y confortable sala para investigadores, además de varias salas dedicadas a personajes destacados de la cultura boliviana, entre ellas la de “Gunnar Mendoza”, donde los estudiosos pueden consultar la documentación reunida o producida por estos benefactores del patrimonio archivístico y bibliográfico del país.

El Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia ha creado la Biblioteca Pública ‘Gunnar Mendoza L.’ que a través del incremento y diversificación de su material bibliográfico, adecuándolo a las necesidades de todo tipo de usuarios, le permite brindar amplia información al público en general.

El carácter de nacionales del Archivo y la Biblioteca y su participación en calidad de miembro de organismos internacionales como la Asociación de Estados Iberoamericanos para el Desarrollo de las Bibliotecas Nacionales de Iberoamérica (ABINIA), la Asociación Latinoamericana de Archivos (ALA) y el Consejo Internacional de Archivos (CIA), así como su relación fluida con otros organismos internacionales, le posibilita mantenerse al día en los ámbitos de su competencia, recibir cooperación técnica, y capacitación para los funcionarios.

 Carta001

Carta dirigida por el Mcal. Andrés de Santa Cruz (por entonces presidente o prefecto de Chuquisaca al  Mcal. Antonio José de Sucre) el 23 de julio de 1825, en que hace referencia a la creación de la Biblioteca Pública de Chuquisaca.

 

 

BNSD001

La Biblioteca Nacional en el Convento de Santo Domingo

 

 GML001

Gunnar Mendoza Loza, Director de la Institución entre 1944 y 1994

 


SumaTeologica001

 Suma Teológica de Sto. Tomás de Aquino. 1493


LibroDeAcuerdos

Libro de acuerdos de la Real Audiencia de la ciudad de La Plata 1631

 

  Documento completo en el siguiente enlace. Una Historia en común